LOS ADULTOS MAYORES Y LA ILUMINACIÓN

         A medida que el organismo de los seres humanos se empieza a desgastar con mayor celeridad, la agudeza de los sentidos inevitablemente empieza a menguar; y a menudo, uno de los primeros que se ve afectado, es el sentido de la vista.

Es así que la cantidad de luz que llega a fondo del ojo (retina) disminuye; las pupilas se tornan más pequeñas, el lente del ojo (cristalino) se vuelve más denso absorbiendo una mayor cantidad de luz, principalmente del azul, provocando que la luz ahora se disperse tal y como se tratase de un velo luminoso que ha sido colocado sobre la retina, ocasionando una reducción tanto en la nitidez de la imagen como en la intensidad de los colores.

Los síntomas más característicos que se presentan aún en sentidos de la vista que gocen de buena salud son:

  • Dificultad para enfocar objetos cercanos.
  • Permanente sensación de falta de luz en interiores.
  • Dificultad para enfocar objetos situados en ambientes de bajo contraste.
  • Lenta recuperación después de haber sufrido un deslumbramiento.
  • Lenta adaptación ante cambios abruptos en el nivel de iluminación.
  • La percepción de los colores se modifica; los tonos azules empiezan a desvanecerse y los tonos rojos pierden intensidad tendiendo a percibirse un tanto rosados.
  • Las fuentes luminosas blancas (a diferencia de las cálidas) provocan resplandores, halos o aureolas.
  • Dificultad para definir instantáneamente la perspectiva es decir, la profundidad

Una buena iluminación puede auxiliarle para ver mejor.

Para ayudar a los ojos a sobrellevar  los cambios de la luz que ocurren normalmente, la iluminación deberá de ser:

DE MAYOR INTENSIDAD, incremente los niveles de intensidad de la iluminación (luxes) adicionando luminarias en las áreas cercanas donde realiza sus actividades frecuentemente (lectura, costura, pasatiempos, etc.) o bien, remplazando a las lámparas o luminarias actuales por otras que aporten un nivel superior de luz (lumens); consultando a distribuidores capacitados.

         LIBRE DE REFLEJOS, evite la “línea de vista” directa hacia las fuentes luminosas(lámparas, luminarias), utilice persianas, pantallas, películas filtrantes o cortinas que permitan controlar el brillo proveniente de las ventanas; esté consciente de que las superficies lustrosas son capaces de reflejar hacia los ojos, la luz proveniente de objetos brillantes.

         UNIFORMIDAD, minimice la recurrencia de áreas y rincones obscuros dentro de las habitaciones.

        ACENTUAR EL COLOR, utilice lámparas y luminarias cuya fuente luminosa oferte buenas características para la reproducción de color (IRC* superior a 85) las que le ayudarán a discriminar, mucho mejor, los diversos colores y tonos.

*Indice de Rendimiento de Color.

age_01

Coloque luminarias adicionales en la habitación donde acostumbra leer; las luminarias deberán de ser capaces de incrementar el nivel de “brillantez” de paredes y techo; estas aunadas a lámparas específicamente diseñadas para iluminar el área de lectura, definitivamente mejorarán tanto la sensación de confort como su capacidad para leer.

Para lograr ver detalles pequeños correctamente.

         Es perfectamente posible ver correctamente objetos pequeños tales como letra menuda y detalles de costura o bordado, cuando se cuenta con el nivel de luz adecuada.                  Una lámpara de trabajo (v.g. lámpara para tablero de dibujo) ha sido diseñada específicamente para ver detalles pequeños; cuanto más cercana al objeto que se desea ver la lámpara de trabajo sea ubicada, tanto más sencillo será el ver los detalles finos; ahora bien, para lograr obtener el mejor resultado, es muy importante que la luz emitida por la lámpara de trabajo ilumine con la misma intensidad al objeto completamente.

En los párrafos siguientes, se esbozan algunas sugerencias que, definitivamente, pueden auxiliar en la tarea de ver detalles pequeños:

Coloque lámparas de trabajo ajustables ya sea estas de piso o de mesa, lo más cercanamente posible a la mesa de trabajo o dibujo, escritorio, cama u objetos con detalles finos que se desea ver, apreciar o trabajar.

Si es zurdo, ubique la lámpara de trabajo a su derecha y ligeramente hacia adelante; en el caso de ser diestro, ubique la lámpara de trabajo a su izquierda y también ligeramente hacia adelante; de esa manera, logrará reducir la sobra que pudiese producir la mano sobre el papel, mesa de trabajo u otra superficie de trabajo.

Coloque luminarias que iluminen las superficies del fregadero de la cocina, de la estufa, mostradores de la cocina u otras superficies de áreas de trabajo que sean fijas; evite colocar luminarias en el techo que le iluminen, eminentemente, la espalda cuando se encuentra frente a la superficie de trabajo. Si se colocan luminarias lateralmente y ligeramente hacia el frente de su ubicación respecto a la superficie de trabajo, lograra así evitar que su sombra se proyecte sobre la superficie en cuestión.

Si la cocina está equipada con gabinetes superiores, ilumine la superficie de los mostradores a nivel, utilizando luminarias (preferentemente delgadas) fijadas sobre la superficie inferior externa de los gabinetes.

Coloque lámparas para lectura en la cama que sean de brazo flexible montadas en la cabecera de la cama de forma que la luz proyectada inicie sobre la cabeza; si prefiere una lámpara colocada lateralmente (sobre la mesita de noche) procure que el haz proyectado se inicie por debajo de la línea definida por los ojos.

age_02

Ubique la lámpara de trabajo de tal forma que el haz emitido inicie la proyección por detrás del hombro y lo más cercanamente al material de lectura.

age_03

Se puede leer cómoda y eficazmente en la cama, si se utiliza una lámpara de trabajo de brazo flexible ubicada sobre la cabeza o lateralmente sobre la mesita de noche, procurando que la emisión del haz inicie bajo el nivel de los ojos.

age_04

Los detalles pequeños se pueden ver mucho mejor, si la lámpara de trabajo es ubicada cerca de la superficie de trabajo.

age_05

Evite generar sombras ubicando correctamente la lámpara de trabajo

age_06

Coloque la luminaria para iluminar el mostrador y no su espalda.

Consulte siempre a un distribuidor de lámparas y luminarias profesional y capacitado.

central-fluorescente

lámparas y luminarias

Más sobre el tema próximamente…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s