LOS MITOS MÁS COMUNMENTE ATRIBUIDOS A LAS LUMINARIAS PARA VIALIDADES CON FUENTE LUMINOSA BASE LEDs

Preámbulo: Está entrada ha sido preparada en base a la investigación efectuada por la oficina “Energy Efficiency & Renewable Energy” perteneciente al “Department of Energy” (DOE) del gobierno de Los Estados Unidos de America.

          Ante la creciente apreciación por los municipios (en EE. UU) en el uso las luminarias base LEDs para iluminar vialidades, se ha generado un terreno fértil y propicio para debatir y especular sobre los potenciales efectos nocivos atribuidos al uso de los LEDs, tanto para la salud como para el medio ambiente; a tal grado que, se ha tornado en un tópico sumamente socorrido en ciertas comunidades y organizaciones profesionales; particularmente a partir del 2016. A medida que la discusión ha venido evolucionando y tomando protagonismo, han surgido una serie de percepciones y caracterizaciones falsas o erróneas respecto a la naturaleza de los LEDs. En consecuencia, la DOE ha dado a la tarea de conjuntar una serie de elementos objetivos a través de los cuales, se pretende clarificar algunos de los mitos que más comúnmente se presentan alrededor del tema de la aplicación de los Diodos Emisores de Luz (LEDs), en luminarias diseñadas para ser utilizadas en la iluminación de vialidades.

Mito: las luminarias para vialidades en base a LEDs son más dañinas para humanos y animales compararlas contra otros tipos de luminarias.

         Se ha cuantificado, sin lugar a dudas, en laboratorios acreditados que las luminarias para vialidades base LEDs no resultan ser más dañinas para los humanos o animales que los tipos de luminarias tradicionalmente utilizados. La preocupación no debe de ser atribuida a la fuente luminosa utilizada (focos, lámparas o estado sólido) si no, a la cantidad de luz emitida en el rango de las ondas cortas, específicamente las longitudes de onda donde residen los tonos del “AZUL”.

         Es más, ÚNICAMENTE en las luminarias para vialidades base LEDs, se cuenta con la capacidad potencial para controlar la cantidad de “luz” que en el rango de la longitud de onda de los azules se emite.

Mito: toda la longitud en el rango de los azules es perjudicial para los humanos y los animales.

         Una percepción fundamentalmente errónea, la longitud de onda en el rango de los azules es un componente fundamental para la vida en el planeta; está presente en la luz que emite el sol y se ha demostrado que, inequívocamente juega un papel fundamental en un gran número de procesos físicos y psicológicos tanto para los seres como para la vegetación; iniciando con la generación del  ritmo circadiano (nuestro reloj biológico de aproximadamente 24 hrs.) el que controla y regula el ciclo dormido/despierto. La preocupación reside en el hecho de una exposición nocturna excesiva a una luz con contenido de longitud de onda azul, es capaz de disturbar los patrones (horarios) del sueño y además provocar efectos colaterales no deseables.

Mito: La luz emitida por los LEDs, contiene una mayor cantidad de longitudes de onda en los azules, comparado con otras tecnologías tradicionalmente utilizadas para la generación de luz artificial.

         Ciertamente que en las primeras generaciones (circa. 2001) de LEDs, los productos que utilizaron estos componentes electrónicos, tendían a presentar un mayor contenido de longitudes de onda en el rango de los azules, debido a que el estado del arte en la tecnología aún se encontraba en un fase de desarrollo incipiente(infantiles). Los brutales avances que partiendo desde aquella época se han logrado, nos posiciona en una actualidad donde los LEDs pueden ser diseñados de tal manera que emitan tan poca cantidad de luz en el rango de los azules como se desee, sin que esto ocasione una disminución excesiva en la eficiencia u otros aspectos del desempeño(performance). Además los LEDs, ofrecen una inigualable capacidad para poder controlar y dirigir hacia donde se proyecta la luz emitida; esto último significa que, una luminaria base LEDs comparativamente es capaz de cumplir con los mismos requisitos de iluminación que una luminaria tradicional pero, emitiendo menos flujo luminoso lo que conlleva por consiguiente, a una disminución en la generación de longitudes de onda en el rango de los azules.

Mito: una luminaria para vialidad, nunca debería emitir luz en rango de los azules.

         Ante la gran diversidad de  escenarios que se presentan en las vialidades, siempre es benéfico contar con un cierto contenido de luz en el rango de los azules; el azul es un componente clave dentro del rango espectral de la luz visible, aportando beneficios estéticos y de seguridad palpables. Las luces blancas que contienen longitudes de onda en el rango de los azules, reproducen y muestran los colores de los objetos que se aprecian más naturalmente; ayudan a la identificación de personas y objetos, mejoran el contraste entre un objeto y su ambiente(fondo) y adicionálmente, acentúan la visión periférica ante el ambiente de iluminación (relativamente) bajo típico en las vialidades.

Mito: se proporciona un servicio más satisfactorio a las comunidades manteniendo la operación de las luminarias tradicionales, que éstas son remplazadas con luminarias modernas base LEDS.

         Desde hace varias décadas, la iluminación de las vialidades municipales ha descansado en las lámparas de la tecnología de Vapor de Sodio de Alta Presión(HPS), que emiten una luz de tono naranja-amarillenta. En la actualidad las luminarias base HPS para las vialidades, están siendo remplazadas por luminarias que emiten “luz blanca” (principalmente base LED) debido a su mejor eficacia (eficiencia), mayor duración y menor costo de operación. Las luminarias de vialidades en base a LEDs, ofrecen beneficios potenciales adicionales como son: un mejor control sobre la direccionalidad de la emisión del flujo luminoso que reduce considerablemente los problemas ocasionados por el deslumbramiento, la emisión transgresora (molesta, no deseada, molesta) hacia las fachadas y vegetación vecina; además de disminuir sustancialmente la emisión proyectada hacia el cielo, que reduce la posibilidad de poder admirar las estrellas en el firmamento.

Concluyendo.

         La iluminación de las vialidades en base a LEDs, pueden jugar un rol fundamentalmente crítico para evitar la generación no intencional de disturbios, tanto a la naturaleza circundante cono a los humanos y animales; simplemente es necesario, asegurar que la luz esta dirigida únicamente hacia las áreas correctas, con el mínimo posible de reflejos y que el espectro de la emisión auxilie a la visibilidad, la seguridad y la salud.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s